Páginas vistas en total

lunes, 9 de mayo de 2011

El síndrome de Raynaud, ese gran desconocido.

A los pocos meses de seguir amamantando a mi bebé, hacia el mes de noviembre, empecé a sentir un dolor insoportable en los pechos. Cada vez que me ponía a Daniela al pecho era un verdadero suplicio.
Notaba una especie de escozor dentro del pezón, como si ardiera la sangre en el interior. 
Me sucedía también cuando pasaba delante de la sección de congelados en un supermercado. Hasta un tiempo después no entendí la relación...
En los grupos de apoyo ya no sabían qué decirme. Lo probamos todo para calmar el dolor! Pero nada daba resultado. Yo seguía amamantando a Daniela (lo sigo haciendo y tiene ya veinte meses!), pero dar el pecho sufriendo es un problema. La lactancia debe ser un proceso relajado, feliz. 
Al no hallar respuestas acudí, por recomendación de Elena Capell y Rocío Solís (del CAP y Do de pit, respectivamente), que tantas veces me ayudaron, al Hospital Juan XXIII de Tarragona. Allí consulta un gran doctor, del que ya había oído hablar, llamado Adolfo Gómez Papí (autor de tantos libros de un valor inestimable). Otras mamás lo habían mencionado en el grupo de apoyo. Solicité una visita con él, y a partir de ese día todo cambió (a mejor). 
A su consulta  acuden mamás con problemas, todas a la vez. Poco a poco nos va atendiendo y observando la lactancia para detectar los problemas. Tras unos análisis que confirmaron que no se trataba de una infección, el doctor propuso tratar mi problema como si se tratase del Síndrome de Raynaud. Y dio en el clavo!! 
Con un tratamiento consistente en tres pastillas diarias todos los dolores desaparecieron para siempre.
El Síndrome de Raynaud, del que tan poco se habla, consiste en una afección en la cual las temperaturas frías causan espasmos vasculares que bloquean el flujo sanguíneo a los pezones, aunque también se puede producir en manos, pies, orejas y nariz. La exposición al frío hace que los pezones se tornen de color blanco y luego azul. Cuando retorna el flujo de sangre, el área se torna de color rojo y posteriormente regresa al color normal. Los episodios pueden durar desde minutos hasta horas. Este problema no se presenta en verano, con temperaturas cálidas. 
Maurice Raynaud describió por primera vez el vasoespasmo de arteriolas en 1862, y ahora el síndrome de Raynaud  se percibe como algo común, ya que afecta hasta al 20% de las mujeres en edad de tener hijos.  
Se ha comprobado que el síndrome de Raynaud afecta a los pezones de madres lactantes y se reconoce por muchos expertos en lactancia como una causa tratable de amamantamiento doloroso.
Debo dar las gracias desde aquí al Dr. Gómez Papí por su gran paciencia con todas las madres a las que atiende constantemente,  y por poner sus conocimientos al alcance de todos para que la lactancia sea realajada y feliz. Muchas gracias doctor!!

2 comentarios:

  1. hola! se que ha pasado mucho tiempo desde el comentario, pero estoy buscando información sobre el tratamiento del síndrome de Raynaud, podrías decirme que pastillas te mandaron?? estoy desesperada!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana!! Claro!! Las pastillas se llaman "Adalat". La dosis depende de cada paciente. Hay quien necesita más. Yo con 3 al día tenía suficiente (es la dosis mínima). Pero desde luego yo no soy médico, así que creo que lo mejor es que lo hablaras con tu médico de cabecera. De dónde eres? Si eres de Tarragona puedo darte el teléfono del doctor que me trató y él podrá aconsejarte.
    Un saludo!! Espero haberte ayudado. :-)

    ResponderEliminar